Debajo de mi flequillo estoy yo. Me pasó la vida recolocando la chaqueta, ajustándome la correa y adelante. Soy un trovador en busca de alimentos que engrsndezcan mi espíritu y apaciguen mi sediento caminar. Se me llena la boca de planes y una bruja me aconsejó que los llevará a cabo. Me obligó a dejar de imaginarme saltando cascadas, que trepara alto y saltara... Con los ojos abiertos y el cuerpo en llamas. Respiro el cambio y luchó contra mi propio León de la prisa. Respeto al tiempo. Me ha puesto aquí y ahora aunque lo quisiera mucho Antes. Soy del destino y su dedo acusador. Soy ahora, una huella más por el mismo sendero que cientos, pero alguien notará la diferencia. Paz.

Entradas populares de este blog

Rosa Del Desierto

TATH

Estrategia para desembozar